miércoles, 29 de diciembre de 2010

A pedido del público

A ver, es razonable que a la vuelta de un viaje virtual, uno reparta alfajores virtuales.

Y para no caer en los consabidos Havanna...




Memoria y balance

Hace algo más de un año y medio decidí comenzar una aventura. Como no estoy para grandes desafíos, deseché inmediatamente la idea de hacer andinismo, buceo o paracaidismo; y me decidí por algo más acorde a mi temperamento.

Y empecé este blog.

Como Indiana Jones adentrándose en la jungla más espesa, abriéndose paso a fuerza de machete y presintiendo los descubrimientos más increíbles, fui penetrando en mi interior. Sin forzar nada y sin rumbo fijo, fui a donde me llevaron mis pies (en este caso mis dedos).

No encontré tesoros, pero no importa: siempre supe que no era Indiana Jones. Lo que encontré fue un espacio para decir (y decirme) cosas, para mostrar (y mostrarme) quién soy, qué pienso y qué siento.

Tal vez hubiera sido lo mismo escribir en un papel, fotocopiarlo, y pegarlo en las paredes de la ciudad. Pero volver a recorrerla cada día para ver si alguien comentó mis escritos sería muy agotador (aunque me vendría bien el ejercicio).

Cuando uno viaja se encuentra ocasionalmente con otros viajeros, cada uno con su historia. Y comparte con ellos partes de su viaje. Este viaje virtual no fue la excepción, y tiene la ventaja de que no necesito traer alfajores cada vez que vuelvo.

A las pocas personas que quisieron compartir de a ratos este viaje conmigo, les agradezco de corazón la honestidad y el buen gusto, y les deseo lo mejor. De alguna forma esto tiene sentido sólo por ustedes.

A todos los demás les deseo un año de mierda!


martes, 28 de diciembre de 2010

La salud de nuestros hijos

Le enseñamos a nuestros hijos que los trajo la cigüeña, que Papá Noel les trae los regalos de Navidad, que el Ratoncito Perez o el Hada de los dientes les trae dinero cuando se les cae un diente, que los Reyes Magos les traen los juguetes para Reyes... y después queremos que nos agradezcan todo lo que hacemos por ellos!

Al principio quedamos como inútiles, y cuando crecen quedamos como mentirosos!

Coherencia, señores!

Coherencia!

lunes, 27 de diciembre de 2010

Se puede ser positivo sin parecer pelotudo?

Como estoy tan positivo, no voy a hacer un recuento de lo que sufrí este año. Voy a concentrarme en lo que aprendí. Y aprendí mucho. No muchas cosas, sino unas pocas cosas muy importantes que voy a compartir con ustedes, aunque se que es imposible que alguien pueda entender el peso que esto tiene para mi.

Aprendí:

. que no hay nada más débil en el mundo que la verdad, porque alcanza con mirar hacia otro lado o simplemente negarla hasta con el argumento más infantil para dejarla muda e indefensa.

. que la gente suele hacer cosas, buenas o malas, simplemente porque puede. Que si alguien puede perjudicarte de alguna forma, probablemente lo hará; simplemente porque puede. Entonces, además de concentrarse en obrar justamente, hay que estar atento a no quedar expuesto a la mezquindad del otro. (Ponete bronceador, pero lleva un paraguas por las dudas)

. que el otro nunca es responsable de nuestro fracaso, y que uno siempre puede -y pudo- hacer más.

. que bastan un cerebro (cualquier cerebro) y ser honesto con uno mismo, para hacer las cosas mejor.

. que nuestro peor enemigo siempre somos nosotros mismos, y que la manera más fácil de no sufrir es engañarnos, pero que a la larga el costo siempre es mayor.

. que tapamos nuestros grandes miedos con miedos menores, más manejables. Y que mientras lo hagamos nunca podremos vencer nuestras verdaderas limitaciones.

. que la gente que habla mucho, generalmente no dice nada.

. que las cosas por las que nos afanamos cada día en general no valen casi nada. (si a uno le dijeran que le queda una hora de vida, iría a abrazarse con su lcd, con su escritorio, o con su levante más reciente?)

. que en las grandes ciudades es imposible no alienarse. Entonces, uno debe buscar mecanismos que le permitan tener a raya a la locura que cada día, inevitablemente, nos invade.

. que uno nunca debe sentir vergüenza de mostrarse humano.

. que nunca nos enfrentamos a algo que no podamos manejar.

. que la gente hiere más por miedo o por tontería que por maldad.

Si algo de todo lo que aprendí me sirve para modificarme, después de todo el año tal vez no haya sido tan malo (y mirá que fue malo, eh!).

Si no, una vez más será mi culpa.



PD. También aprendí a hacer marcianitos con cucharitas de plástico, alambre y plastilina; pero me pareció que no daba incluirlo en la lista.


miércoles, 22 de diciembre de 2010

A veces me pongo de taaan mal humor!

El que haya tratado de construir un bote con palitos de helado y plasticola, puede imaginar bastante bien cómo me siento.

A veces uno trata de equilibrar la pata de la mesa que se tambalea con una servilleta doblada en ocho, y esa servilleta lo acompañará durante años. Uno sabe que la puerta del horno no cierra bien, y entonces la traba con una cuchara de madera cada vez que lo usa; el equipo de música no anda y uno escucha música en el reproductor de dvd, el cable de la antena no hace buen contacto en la tele y uno lo pega con cinta scotch.

Algunas relaciones no escapan a este sentimiento y van sosteniéndose cada vez más en las críticas, los pequeños rencores se fortalecen, aparecen temas de los que no se puede hablar, uno termina aceptando situaciones con las que no está de acuerdo sin poder eliminar la cuota de resentimiento que va creciendo.

Uno sabe que las cosas se hacen de otro modo, pero trata de arreglarse con lo que tiene. Y así, todas las cosas van tiñiéndose de precariedad. Una precariedad que a veces no es tan visible, pero que uno percibe cada vez que respira.

Nada está demasiado desajustado, pero nada encaja del todo.

Y la fantasía entonces proyecta en los demás esos encastres perfectos, uno idealiza a otros y se denigra. Uno termina viviendo una vida sin demasiadas pretensiones, sintiendo que todo está atado con alambre, que nada es totalmente como debería ser.

Sin embargo, nos resulta imposible prescindir de una vanidad tonta que se empecina en ubicarnos en el lugar del que sabe cómo deben ser las cosas. No podemos evitar la crítica y agradecer nos cuesta tanto como disfrutar.

Como el pez que, luchando por liberarse de la red, no hace más que terminar de enredarse; vamos adentrándonos cada vez más en un mundo que no nos satisface.

Entonces nos enfermamos y morimos.


martes, 21 de diciembre de 2010

Oid mortales

Los dioses necesitan de los hombres, y esa es su debilidad.

Los hombres necesitan de los dioses, y esa es su debilidad.

La libertad es tan poderosa, que en cada era sólo nace un hombre libre.

Ese soy yo. Ustedes están jodidos.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Navidad 2.0

En estas navidades, démosle a la gente lo que pide:


Dejemos sólos a los adolescentes (en medio de la ruta)

Bañemos a los chicos en gaseosa y helado

Miremos embelesados a nuestra esposa 16 horas por día (porque la queremos mucho) y que mantenga la casa mongo

Aceptemos todas las tarjetas de crédito que todos (todos) los bancos se obstinan en ofrecernos. Compremos todo a crédito (todo) y que nos vengan a cobrar

Caguemos a trompadas a nuestro jefe (ya hizo mérito suficiente y se lo merece)

Mudémonos con mamá (con toda la familia y el perro), así no se queja de que no la llamamos nunca

Llamemos YA, y compremos todas esas boludeces tan indispensables que están tan empeñados en que compremos (con nuestras flamantes tarjetas de crédito que pagará mongo)


A ver si así, el año que viene no nos rompen tanto las pelotas!

viernes, 17 de diciembre de 2010

Ya siento el espíritu navideño

A veces pienso que el mundo es un lugar totalmente oscuro, y que cada persona tiene una linternita para iluminarse.

No hay más luces que esas.

Entonces todos vemos poco e imaginamos mucho.

Muchas veces trato de entender cosas que me resultan inentendibles:
Cuando veo una pareja muy despareja y pienso: ¿qué carajo le ve?...
Cuando escucho un razonamiento demasiado oligofrénico...
Cuando sufro un shock estético al ver a alguien que transforma su apariencia en un llamado a la solidaridad...
Cuando veo a un grupito de cumbia haciendo (todos juntitos) el pasito de rigor...
Cuando veo a alguien enredado tontamente como un gato con un ovillo de lana...

Entonces pienso en que hay otra realidad. Mi mundo se arma con pedazos del mundo real, pero no tiene todas las piezas, sólo las piezas visibles a la débil luz de mi linternita (bueno, no es que sea tan chiquita, aunque dicen que el tamaño no importa). Y entonces hay otros mundos, todos armados con distintos pedazos del mundo real, todos incompletos pero parcialmente reales.

Y entonces puedo pensar que en el mundo del otro, lo que yo no entiendo tiene sus razones.

Pero todo esto me demanda una cantidad enorme de esfuerzo y comprensión y a esta altura del año no estoy para esas cosas, así que te lo digo con todas las letras: si tanto te molesta atenderme como corresponde, dejale tu lugar a otro que quiera laburar y pegate un tiro en los huevos.

Ah! Y feliz navidad!

jueves, 16 de diciembre de 2010

Cántico crítico

Antes eras erótica,
onírica,
flamígera.

Y yo era simpático,
cómico,
poético.

Hoy sos tanática,
traumática,
frenética.

Y yo soy lacónico,
fatídico,
ridículo.


miércoles, 15 de diciembre de 2010

Grrrr

X - Me duelen los pies
C - A mi en Miami los pies me mataban!

X - Odio la comida de McDonalds
C - En Miami la coca más chica es como la grande de acá!

X - Parece que va a llover
C - En Miami me agarró la lluvia


X - ...
C - Te conté que estuve en Miami?

domingo, 12 de diciembre de 2010

Oda al culo

Mucho se ha dicho sobre qué es lo que nos hace humanos. La postura erecta, el pulgar oponible, el lenguaje, el cerebro, han figurado desde hace siglos entre las causas más defendidas. Todos se equivocan: lo que nos hace humanos es el culo.

El hombre promedio pasa la mayor parte de su vida acostado o sentado.

Cuando uno está acostado, normalmente duerme, mira la tele o hace el amor. Es difícil suponer que el sueño o la tele nos humanicen, y garchar no es patrimonio exclusivo del género humano. No tiene sentido, entonces, buscar en la cama el origen de nuestra humanidad.

Por otra parte, el sentarnos a contemplar la vida, a meditar, a leer un libro o a trabajar suena mucho más prometedor a la hora de buscar la génesis de nuestra humanidad y es algo que no compartimos con otras criaturas.

Ahora bien, esa posición intermedia entre la acción y el reposo, esa postura tan propicia al pensamiento y la contemplación es posible únicamente gracias al culo. Si una cebra, una hormiga o un hipopótamo no pueden sentarse plácidamente a inventar la penicilina, a planear unas vacaciones o a escribir poemas, es simplemente porque no pueden sentarse.

A veces el germen de las cosas más nobles debe buscarse en los sitios más oscuros.

Se atribuye a la manzana la inspiración de la teoría de Newton, pero no estaba acaso sentado el famoso científico en el momento de recibir el manzanazo inspirador?

Pensar que la humanidad ha avanzado gracias al culo explicaría por qué parece que siempre avanzamos reculando.

Alabemos, entonces, al culo, como la esencia más pura de lo que somos.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Elogio de la belleza

Dice Wilde en uno de sus libros que la belleza y la inteligencia son incompatibles: uno tiene una idea y, de repente, es todo nariz, o todo frente. Imagina que la inteligencia en sí ya es una especie de exageración que rompe la armonía de un rostro bello.

Por supuesto Wilde siempre se preocupó más por ser ocurrente que veráz, pero en este caso debo decir que fue ambas cosas: no voy a caer en el lugar común que describe a las señoritas lindas como taradas. No. Sí diré que hay una clase de belleza que sólo se da en los seres inocentes, y es tal vez la más preciada, porque es belleza en estado puro. Por eso es tan normal la belleza en los niños.

Existe incluso una clase de belleza física que puede estar presente incluso en lo que habitualmente se entiende como fealdad, incluso en la vejez, en esos rostros ajados que nos hacen imaginar una vida bien vivida.

La belleza física es una forma de virtud, pero por supuesto no la única. Igualmente, la virtud es una forma de belleza.

No necesita ser bello Cruz cuando defiende a un desconocido Martín Fierro, por no consentir que se mate así a un valiente; son su valor y su hombría los que lo vuelven bello.

La belleza es sólo una de las formas de la virtud, y quien la posee puede darse el lujo de no poseer otra. Esto no significa que al resto de los mortales nos sea negada: todos elegimos ser bellos o no serlo.

Yo recién lo decidí hoy, así que denme tiempo.

Los fantasmas y la lluvia

Llueve, y me mente se habita de pensamientos sombríos.

Acaso este vacío que crece y va tomando voz propia, termine diciéndome que siempre estuve solo.

Acaso los fantasmas que me invaden, terminen invadiéndolo todo.

Acaso todos los caminos que recorremos no nos alejan ni un milímetro de nuestro punto de partida.

Acaso todos los trabajos que nos inventamos sirvan sólo para esconder alguna sombría verdad.


Ups! Ya paró de llover!



jueves, 9 de diciembre de 2010

Envidia

Año: 2007
Autor: mami
Técnica: óleo
Medidas: sigo sin encontrar la regla


miércoles, 8 de diciembre de 2010

Santuario

Hubo una época en que yo estaba muy, muy estresado. Cada vez que visitaba a mi mamá con mi mujer (con qué mujer?), en algún momento me tiraba en un sillón y me quedaba dormido un ratito.

La casa de mi mamá era casi el único lugar en el que podía dormir.

Mi mujer (quién sería?) se ofendía y pensaba -razonablemente- que era una falta de respeto.

No se qué pensaría mi mamá, pero para mi -lo pienso ahora- era toda una declaración de amor.

Ojalá algún día, si mi hija lo necesita, pueda venir a visitarme y quedarse dormida.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Amor bursátil

Cuando apareciste en mi vida
reaccionaron bien los mercados,
bajó el riesgo país,
se equilibró la balanza de pagos.

Pero el cheque de tus promesas
me vino rebotado,
¿por qué no se me ocurrió
cobrarte al contado?

Se aceleró la economía
cuando emitiste tus acciones,
se revalorizó el peso,
crecieron las inversiones.

Pero el cheque de tus promesas
me vino rebotado,
que te ataque por la popa
un elefante bien dotado!

sábado, 4 de diciembre de 2010

Otro más

El pibe piensa que nunca se equivoca. No. No es eso. El pibe sabe que se equivoca, pero un profundo entrenamiento le ha enseñado que no es importante tener la razón. Empezó siendo un mecanismo hacia afuera, pero terminó funcionando hacia adentro.

Toda la energía de su aparato psíquico se desvía instantáneamente a los escudos. Rápidamente tantea el terreno. Negación, descalificación, amedrentamiento, insulto, burla. Todo esto con la velocidad del rayo, con una velocidad que excede largamente su capacidad consciente.

Tiene diecisiete años, pero todos los ingredientes para una vida estéril ya están en él en una forma germinal.

La forma más terrible de fracaso suele devenir del éxito. El pibe se adaptó tan bien a su grupito, perfeccionó tanto sus mecanismos de defensa y ataque, que será víctima de su éxito durante el resto de su vida.

Sabrá mantener intacta su capacidad de denigrar y someter al otro, de burlarlo, de usarlo para sentirse mejor. Seguirá fiel a las tres o cuatro herramientas que lo han hecho prevalecer entre sus amigos y que hicieron desaparecer el sentimiento de angustia que siempre lo acompañaba; reemplazándolo por el sentimiento triunfal de ser el dueño de su destino.

Y así, rápidamente, dejará de ser un adolescente (a los adolescentes hay que perdonarles todo) y se transformará en un garca. Si, señores. En breve habrá otro garca en esta ciudad, como si hiciera falta.



viernes, 3 de diciembre de 2010

Amigate con el tiempo

Cuando uno crea algo, lo creado comienza a "alejarse" de uno y en algún momento llegamos a sentirlo casi como ajeno. Y en efecto lo es, no porque lo creado cambie sino porque cambiamos nosotros.

El tiempo, en forma casi imperceptible, nos va cambiando por fuera y por dentro.

El Daniel de hoy tal vez no se parece en nada al de hace un tiempo, y sin embargo es la misma persona. Pero ¿qué significa ser la misma persona?

¿Qué es lo que nos hace ser los mismos? Imaginemos que tenemos una bicicleta y le cambiamos una rueda. Sin duda es la misma bicicleta. Unos meses después le cambiamos la otra rueda y el asiento. Sigue siendo la misma. Más tarde le cambiamos el manubrio y los espejos. Será la misma. Ahora la pintamos y le cambiamos los pedales. ¿Sigue siendo la misma? Si alguien hubiera visto sólo la original y la final y no el proceso, ¿le parecería la misma?

Suele decirse que la vida es movimiento y que una cosa inmóvil está muerta, pero la mutación excede a la vida y es imposible sustraerse a ella incluso muerto. Yo más bien diría que una cosa inmóvil no existe, salvo en nuestra mente.

A partir de una edad, mucha gente comienza a percibir al tiempo como un enemigo contra el cual debe luchar. Noticia: no se puede luchar contra el tiempo.

Podríamos pensar al tiempo como la corriente de un río en el cual remamos. Un río infinito en el cual está inmerso todo lo que existe (eso explicaría la cantidad de pescados con los que nos encontramos cada día). Podemos tratar de remar contra la corriente, y tal vez parezca en algún momento que podemos lograrlo, pero el final siempre será el mismo y sólo conseguiremos cansarnos y transformar el paseo en un trabajo forzado.


domingo, 28 de noviembre de 2010

Mamá

Fecha: año 2005
Autor: mi vieja
Técnica: oleo
Medidas: qué se yo, no tengo una regla a mano

sábado, 27 de noviembre de 2010

viernes, 26 de noviembre de 2010

Lo dije yo

Nada es como uno quisiera, porque uno no es como uno quisiera.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Reflexiones de un hombre realizado

Al fin, un día, uno la tiene clara.

Ya entendió qué es lo que vale la pena.

Es un preciso juez del buen gusto.

Está de vuelta de un montón de cosas.

Al fin se siente respetado.

Incluso ya pasó la etapa de querer dar consejos.

Es así. Uno, al final, la tiene clara.

Tantos años de ser uno mismo al final han dado sus frutos: uno puede mirar a los demás con ese aire de tranquila superioridad, sabiendo que uno no es perfecto, pero que el hecho de saberlo lo acerca aún más a la perfección.

No voy en tren, voy en avión...
Y mientras miro las nuevas olas, yo ya soy parte del mar...

Entonces una muela no te deja dormir, o te agarra la madre de todas las cagaderas, o sorpresivamente te rajan del laburo, o increíblemente tu mujer te mete las guampas (parece que no, pero para fines prácticos, todo esto es casi, casi lo mismo).

Y entonces entendes que siempre fuiste (y sobre todo siempre serás) un tipo más.

martes, 23 de noviembre de 2010

Mi trasero y la gravedad

¿Viste cuando tenes algo que hacer y lo dejas para más adelante? Sabes que lo tenes que hacer, sabes que lo vas a hacer, pero por algún motivo lo demoras. No me refiero necesariamente a un hecho desagradable.

Como cuando sabes que tenes que archivar la ropa de invierno, como cuando la canilla del lavabo pierde un poquito y sabes que en breve va a perder más, como cuando sabes que tenes que comprarte un par de zapatos (odio comprarme ropa) y sin embargo lo pospones...

A veces sabes qué es lo que tenes que hacer, sabes que finalmente lo vas a hacer, pero por algún motivo estiras los tiempos. Incluso podes ir sintiendo cómo esa cosa, de a poco, va haciéndose más impostergable.

A veces podes seguir tus tiempos y cuando llega el día, simplemente lo haces. Otras veces, algún hecho acorta los plazos y te ves forzado a la acción.

Cuando varias de estas situaciones se superponen, hasta te puede generar una sensación de agobio totalmente innecesaria. ¿Por qué seré tan culo pesado para algunas cosas?

domingo, 21 de noviembre de 2010

viernes, 19 de noviembre de 2010

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Extemporánea

El término "matrimonio igualitario" debiera ser una redundancia.

Y sin embargo es una utopía.

Dueño vende

- Posibilidades de progreso? Si, claro! Mireme a mi: entré como un simple empleado y vea hasta donde llegué! (eso sí, hasta que yo no me jubile -y falta mucho- ni lo sueñes)

De una forma u otra, todos ofrecemos algo y todos buscamos algo. La mayoría de nosotros lo hace disimuladamente. Es como si entrásemos a un negocio y, mientras simulamos hablar por el celular, miramos la mercadería de reojo, fingiendo desinterés.

- Yo soy una mina alegre, conmigo la vas a pasar bomba! (eso sí, en mi vida tuve un orgasmo)

A veces veo al mundo como un gran salón de venta de autos usados. Todos mostrando joyitas "nunca taxi", único dueño, papeles al día, ofrecidos por una viejita que lo usaba sólo para ir a la iglesia los domingos.

- Es una ganga! Tiene sol de mañana y de tarde y las expensas están regaladas. (eso sí, cada vez que llueve te mojas hasta las rodillas)

Todos sabemos lo que nos quita puntos, y sabemos también que es mucho más barato maquillar que arreglar.

- Soy cariñoso y romántico (eso sí, a mi novia anterior la cagué con todas las amigas)

Como ladrón que roba a ladrón, solemos entrar en estas negociaciones pensando en sacar la mejor parte. Y como lo intangible es imposible de evaluar, solemos concentrarnos en lo tangible, sea piel o papel (moneda)

Como en toda venta de autos usados, el kilometraje recorrido suele ser percibido como una desventaja, al igual que cualquier abolladura, ya sea del cuerpo o del alma.

Ahora bien. Hay otras concesionarias. No son las que más venden y cuesta encontrarlas. Tal vez en este momento no tengan el modelo que usted busca; pero si lo encuentra, entonces sabrá exactamente qué compró.

Haga valer su dinero.

martes, 16 de noviembre de 2010

lunes, 15 de noviembre de 2010

Análisis I

El mundo me parece un lugar frío y despiadado.

Escribo esto y no puedo escapar a la idea de que lo que yo llamo "el mundo" es tan sólo "mi mundo"; porque al igual que en la metáfora de los ciegos que palpan al elefante, no existe "el mundo" sino tantas representaciones del mundo como sujetos que lo perciben.

Reescribo:

Mi mundo me parece un lugar frío y despiadado.

Así como el ladrón sólo ve posibles víctimas y policías, así como el vendedor sólo ve posibles clientes o competidores; lo que vemos es siempre resignificado por lo que somos. El avaro cree que todos quieren su dinero porque él quiere el dinero de todos, el desconfiado cree que todos quieren engañarlo porque -en el fondo- él quiere engañar a todos.

Reescribo:

Soy un tipo frío y despiadado.

En circunstancias normales, la gente fría y despiadada puede serlo por dos motivos: es psicótica o perversa (yo no lo soy) o está asustada y teme que al mostrar candor y confianza los demás la lastimen. Hace falta grandeza o inconsciencia para mirar al mundo de frente y mostrarse tal como uno es.

Reescribo:

Soy un cobarde.



(pero no se lo digan a nadie!)

viernes, 12 de noviembre de 2010

Buda en mi LCD

Hace unos días me tomé un par de horas para tratar de explicarle (qué jactancioso!) a un adolescente mi teoría sobre el consumo y la felicidad. De más está decir que no entendió nada y me gustaría decir que fue su culpa, pero sospecho que la culpa fue mía.

Les explico por qué: (sigo jactancioso!)

Intenté contarle cómo funciona la industria, y cómo el mercado se mantiene mediante la generación de nuevas necesidades, para conseguir que las ventas no caigan. Esto significa que el pituto que hoy compraste y te parece fantástico, en un período razonable deberá parecerte una cagada para que salgas a comprar otro pituto (esta vez con gps o abs o ogt) y el mundo pueda seguir funcionando.

Si te dejaran ser feliz con el primer pituto que compraste, la sociedad colapsaría.

El pibe corre hace tres años atrás del último celular. Cuando lo tiene (y sus amigos no) se siente un winner. Dos meses más tarde se siente uno más. Dos meses después es un perejil y se desespera por comprarse -otra vez- el último celular.

¿Se entiende? Uno de los trabajos de la empresa es decirte (hoy) que ese modelo es fantástico. Su otro trabajo es convencerte (mañana) de que ese modelo es una garcha, para generarte insatisfacción y meterte la mano en el bolsillo, o en este caso el bolsillo de los padres.

Ahora bien: lo que a nivel global hace que el sol salga cada mañana, a nivel individual es una fuente de frustración permanente.


¿En qué falló mi explicación?

Muy simple.

Nadie puede explicar donde NO ESTA la felicidad, sin explicarte a continuación donde SI ESTA la felicidad.

Ahí naufragué.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Saquen una hoja

Tema 1:

Desde hace unos días estoy tratando de decidir si estoy triste o deprimido.

En un primer momento me noté más desganado que de costumbre, me asomé a mis sentimientos y pensé: "estoy deprimido".

Eso no me gustó. La tristeza me parece más noble que la depresión, así que lo razoné un poco más y cambié mi veredicto por "estoy triste". Básicamente me parece que la componente de enojo de la depresión va para atrás (si estas enojado, en vez de deprimirte anda y cagala a palos!).

Anoche, me sorprendí enojado otra vez. No me equivoco: estaba claramente enojado. ¿Entonces estoy deprimido? ¿Acaso uno no puede manifestar nobleza ni siquiera cuando sufre?

Tema 2:

Indefectiblemente uno es definido por el medio.
Lo lamento, pero es así y voy a demostrarlo:

En un planeta lleno de Maradonas, Diego sería un petiso medio gordito.
En un mundo de gente pacífica y espiritual, Gandhi sería un peladito más.
En un mundo de gente superinteligente, Einstein sería un viejito con el pelo desordenado.
En un mundo de gente iluminada, Buda sería un gordo disfrazado de naranja.
Lo mismo opera con iconos negativos.

Repito: uno es lo que es en relación con los demás.

Uno no es fuerte, lindo, simpático, rico, inteligente ni bueno. Uno no es merecedor de ningún adjetivo (ni bueno ni malo), si no es en relación a los demás.

Lo mismo sucede con nuestra percepción de los objetos: un auto que era sinónimo de lujo hace cuarenta años hoy sería considerado una bazofia. El auto es el mismo, lo que cambio es el marco de referencia.

Vamos a una historia:
Un tipo vive durante cinco años en una casucha de madera llena de goteras, pasando hambre y frío, en la más completa soledad.
¿Que sensación nos genera esta historia? Evidentemente la de un pobre tipo lleno de privaciones.

Ahora bien, ¿qué tal si le damos un contexto a la historia?:
Digamos que transcurre durante la segunda guerra mundial, el tipo vive en los alrededores de un campo de exterminio. Durante esos cinco años, toda la gente que él conoce es exterminada en medio de enormes sufrimientos.
¿Qué podemos decir ahora del pobre tipo? ¿Que tal vez no era tan desafortunado?

Es imposible tratar de resumir todo lo que esto implica con un simple "todo es relativo".


martes, 9 de noviembre de 2010

Hoy lluvia

A veces uno se siente espectador de sí mismo, de sus sentimientos y estados de ánimo.

Digo "desde hace algunos días estoy triste" como si dijera "hace tres días que llueve".

Igual, los panaderos siguen haciendo pan y los colectivos no alteraron su horario ni su recorrido.


lunes, 8 de noviembre de 2010

domingo, 7 de noviembre de 2010

Pandora?


Un recuerdo de mis épocas de tallador. Esta está en una mesita junto al teléfono.
Qué guardo ahí?

Misterio.

Que para eso son las cajitas!

sábado, 6 de noviembre de 2010

jueves, 4 de noviembre de 2010

Ni Poe ni Lovecraft...

Ayer, el calor y la lluvia no me dejaban dormir y me quedé sentado sólo hasta casi la madrugada en una silla de la cocina, en completa obscuridad.

A eso de las cuatro, me toco presenciar una escena que cambiará mi mundo para siempre. No hay forma de preparar al lector para la verdad que está a punto de conocer, así que me limitaré a narrar los hechos lo más escuetamente posible.

Yo había entrado en un estado de semi ensoñación, cuando de repente me percaté de que la puerta de la heladera estaba abierta de par en par. Su débil luz me mostró el perfil de dos frutas -una banana y una manzana- que, desde la penumbra, contemplaban el interior de la heladera.

Aún no había terminado de interpretar la escena que se desarrollaba frente a mis ojos cuando, para mi estupor, se desarrolló el siguiente diálogo:

- "Aún no puedo creerlo. ¿Qué monstruo haría algo así?", exclamó con apenas un hilo de voz la banana
- "Hay que estar muy enfermo para hacer ESTO!", contestó la manzana
- "Si existe un Dios, se lo hará pagar!"

El terror me tenía atenazado a mi silla y sólo recuerdo que trataba de respirar sin hacer el menor ruido para no ser descubierto. Presa del pánico más atroz, y consciente de estar presenciando una escena prohibida, cerré los ojos un momento. Cuando los volví a abrir, la heladera estaba cerrada y todas las frutas descansaban, como siempre, en la frutera.

Me quedé inmóvil en la misma posición hasta el alba. Durante esas horas, que me parecieron interminables, me repetí cientos de veces: "nunca más hago una ensalada de frutas!"

martes, 2 de noviembre de 2010

Aunque usted no lo crea

Se habría descubierto un estudio anatómico de Leonardo da Vinci que se creía perdido. El invaluable trabajo, que habría permanecido perdido durante más de quinientos años, ya está suscitando controversia entre los expertos, algunos de los cuales dudan de su autenticidad.



Mientras tanto, varios museos y coleccionistas privados han comentado su interés por la obra y se anticipa una puja millonaria.


AvergonzARTE



Haz tu karma y échate a dormir

Detrás de la idea de "Karma" y reencarnación, según pienso, se esconde el crudo reconocimiento de que una vida dura demasiado poco como para poder desprenderse de todas nuestras pendejadas.


domingo, 31 de octubre de 2010

Comunicado a la población


Queremos llevar tranquilidad a la población.


La amenaza extraterrestre fue finalmente neutralizada gracias a la rápida acción de nuestros valientes agentes.


Pueden empezar la semana en paz. La casa está en orden.

sábado, 30 de octubre de 2010

viernes, 29 de octubre de 2010

Yo lo soñe

Es bien sabido que el mundo antiguo fue destruido por las aguas. La epopeya de Gilgamesh, el Antiguo Testamento y el Popol Vuh entre otros dan testimonio de este hecho.

Es igualmente conocido el hecho de que este mundo no será destruido nuevamente por el agua, pero hasta ahora yo ignoraba cuál sería nuestra némesis. Ahora lo sé.

El mundo como lo conocemos perecerá por la vergüenza.
Si, por la vergüenza.

Parece ser que toda la población mundial ha llegado al unísono a la extraña convicción de que decir "no se" en cualquier cuestión equivale a reconocer que uno es un asno de proporciones siderales y que, inmediatamente luego de reconocerlo, comenzarán a organizarse tours desde todos los rincones del orbe para venir a vernos y burlarse de nosotros.

Frente a esa perspectiva, las mujeres parecen haber aprendido a parir catedráticos que nacen con el dedito levantado y el discurso ensayado.

Según cálculos conservadores, la última persona capaz de aceptar que no sabe algo ya ha nacido y tiene actualmente tres años, aunque resulta imposible determinar quién es.

El mundo se poblará de gente que, por no poder preguntar, deberá resignarse a no volver nunca a su casa. Las farmacias repartirán recetarios en blanco para que la gente, incapaz de consultar a un médico, se automedique. Las escuelas, sin nadie que necesite aprender, cerrarán sus puertas. ..

Y así la vergüenza, que supo otrora teñir de rubor las mejillas de castas doncellas, sellará para siempre nuestro destino.

O no.

jueves, 28 de octubre de 2010

En busca del Nobel postmortem

Una persona es humana en contacto con los otros. Son los otros los que nos humanizan. Si abandonáramos a un bebé en la selva y lograra sobrevivir, crecería como un animal y son varios los casos reales que así lo demuestran.

Una vez que uno "es" humano, puede vivir solo en la cima de una montaña, porque ya lleva su humanidad con él, aunque a veces no se note.

Dicho esto, paso a esbozar mi teoría: uno se define en función de los otros, ocupando un número limitado de roles preestablecidos.

Cualquier persona observadora habrá descubierto determinados clichés que se repiten en distintos grupos con mínimas variaciones. No pretendo hacer una enumeración de cada uno de estos "roles universales", sino entender cómo influyen en nuestra personalidad, moldeándola.

En cada grupo existe un determinado número de roles que pueden estar ocupados o vacantes. Cuando un individuo ingresa al grupo, este trata de hacerlo encajar en alguno de los roles vacantes. Cuando el grupo está sobrepoblado o el individuo muestra demasiada propensión a ocupar un rol diferente, crece la tensión en el grupo y se genera una crísis que permitirá reacomodar los roles.

Así, si una chica poco agraciada se cambia de colegio e ingresa a un curso en el que las demás son menos agraciadas que ella, automáticamente ocupa el rol de "la linda" del grupo y, con el tiempo, efectivamente se irá haciendo más linda.

Si un chico intelectualmente mediocre ingresa a un grupo de gente levemente infradotada, la dinámica lo impulsará a ocupar el lugar del "traga" y probablemente termine siendo mucho más inteligente que al principio.

Si un chico tiene el peso justo para su edad, pero ingresa a un grupo de chicos demasiado delgados; será puesto en el lugar del "gordo" del grupo y, veinte años después aparecerá en Cuestión de Peso.

Y es que en la naturaleza, la economía es la ley suprema, y un grupo debería destinar demasiados recursos para mantener varios líderes, varias lindas o varios gordos. Cada rol cumple una función: el gordo opera como el límite de peso y garantiza la salud del grupo; el líder permite mantener bajo el nivel de tensiones al imponer su autoridad y resolver los conflictos que de otro modo serían constantes. El tonto, el quilombero, la fácil, el traga, el intelectual, el deportista, el fachero son sólo algunos de estos roles que garantizan la salud y el éxito del grupo.

Esta dinámica está destinada a fortalecer al grupo y no a los individuos, por lo que el costo personal puede ser muy elevado.

La conclusión es obvia: dime con quién andas, y te diré quién serás.


Las ciencias sociales deberán madurar varias décadas antes de toparse con esta verdad que hoy les ofrezco, gratis y en la comodidad de sus hogares.


martes, 26 de octubre de 2010

Una de Sirenas

Si, ya se. Dos entradas en un día. No era la idea, pero ...

Leemos en la Odisea cómo, al acercarse a la isla de las Sirenas, Ulises hizo que sus marinos se cubrieran los oídos con cera para no escuchar el irresistible canto que era la perdición de quienes acertaban a navegar por esas aguas.

Resulta que el canto de las Sirenas prometía placeres, gozos y dones sin límite. A cada hombre le ofrecían un paraíso a la medida. Los hombres -débiles sin excepción- eran atraídos así a una muerte segura.

Ahora bien, el bueno de Ulises se hizo atar al palo mayor y le ordenó a sus hombres que ignoraran cualquier orden que diera hasta alejarse de esas aguas. Así pudo disfrutar del canto de las sirenas sin perderse a sí mismo ni a sus hombres.


No hay demasiadas referencias respecto de cómo sería el famoso canto, aunque yo sospecho que no son en absoluto necesarias. Las sirenas son tan reales como actuales y están en todas partes cantando entre nosotros, siempre ciegos a su presencia.

Hoy, el canto de las sirenas nos acompaña desde la cuna y duerme a nuestros hijos entre sueños de un consumismo enternecedor. Y así crecen, aspirando a un paraíso con forma de shopping y sabiendo, por primera vez en la historia, que la salvación no depende de las obras ni de la fe, sino del límite de su tarjeta de crédito.

El miedo no es zonzo, el zonzo es uno

Si al final siempre perdemos, ¿por qué no perder como Dios manda?

Si el que dispara hacia abajo, al final también se muere, ¿por qué no disparar hacia arriba?

Si el que se abalanza sobre la última milanesa y el que levanta su dedo y el que baja la mirada, al final también quedarán congelados en un último gesto mezquino, ¿por qué pasar de la grandeza y esperar un día más?

Ah, si.
Ya me acuerdo!

lunes, 25 de octubre de 2010

Puedo escribir los versos más tristes esta noche. O irme de putas.

Puedo decir "tus labios", y decir fresa, carmín, fuego y rubí.

Puedo decir "tu piel", y decir alabastro, marfil, tibieza y perfume.

Puedo decir "tu pelo", y decir noche, viento, caricia y misterio.

Puedo decir "tus pechos", y decir hogar, ternura, miel y dulzura.

Pero si digo "tu ojete", enseguida te ortivas. ¡Sos jodida, eh!


viernes, 22 de octubre de 2010

OSD

En esta época del año, los días comienzan a hacerse más agradables, sin llegar aún a ese calor agobiante que te pega la ropa al cuerpo. Es por eso que, de tarde en tarde, suelo salir a caminar por la ciudad sin rumbo fijo.

Hace pocos días, mis pies y mi abstracción me llevaron inadvertidamente a una calle que no conocía, una calle muy agradable y tranquila. Algo que no podría precisar me rescató de mi abstracción y me encontré parado a pocos metros de un edificio con un cartel en la puerta que decía "O S D", con la misma tipografía y colores que los carteles de osde. Se les habrá caído la "E", pensé.

En ese momento pasó a mi lado una mujer increíblemente hermosa que literalmente perfumaba el aire a su paso. Maquinalmente la seguí al interior del edificio.

Era una amplia sala de espera. La mujer caminó muy segura hasta el mostrador, intercambió unas palabras que no pude escuchar con la empleada y desapareció por un corredor. A mi derecha, un hombre de anchos hombros parcialmente cubiertos por una especie de túnica, tenía esa mirada de aquellos acostumbrados a mandar. Tendría unos cuarenta o cincuenta años, el cabello y la barba blancas y parecía fuerte como un toro. Al principio no lo noté, pero en la mano tenía... un rayo.

Me quedé mirándolo como un idiota. Al rato pude mirar a mi alrededor. Sólo estábamos la empleada, el del rayo y yo. Sin saber qué hacer, y empezando a sentirme incómodo, decidí sentarme cerca de la puerta.

Por el pasillo, se acercaron dos hombres. Uno era claramente un médico, el otro, más bien bajito y rollizo, tenía toda la apariencia de un monje budista. Al llegar a la puerta se despidieron y el gordito caminó dos pasos, se volvió hacia el doctor y le dijo, visiblemente molesto:
- "¿Y los ravioles del domingo?"
-"Nada de pastas, Maestro" respondió el otro, mientras desaparecía por el pasillo.

En ese momento pasó junto a mi un viejito, y extremadamente ágil para su edad en un segundo estuvo junto al mostrador.
- "Tengo turno para las cuatro"
- "Su nombre?" respondió la empleada
- "Dios"
- "Qué Dios?" preguntó la empleada sin levantar la vista de unos papeles
- "El único"
El del rayo bufó al otro lado de la sala y juraría que de uno de sus dedos saltó una chispa.
-"Sientese y espere a que lo llamen"


jueves, 21 de octubre de 2010

Pan y piel

En la vida, todo es subsistencia y afecto. Pero todo, todo, todo, eh!

Solemos pensar que muchas cosas son imprescindibles, pero muy pocas lo son.

Solemos ser orgullosos y torpes al buscar y demostrar afecto. (No me llama, lo llamo? No, si lo llamo va a pensar que estoy muerta con el. Y si no me llama? Ya sé: tiene a otra! Y si lo llamo?.....)

Todo lo demás son desplazamientos.

lunes, 18 de octubre de 2010

Que la fuerza te acompañe!

La prioridad número uno de todo ser humano debería ser luchar contra la propia estupidez.

Lo más probable es que al final perdamos, pero eso no es excusa para no intentarlo.


jueves, 14 de octubre de 2010

Chi chi chi le le le!

Hace pocos meses Sebastián Piñera resultó electo como presidente de Chile.

Ahí nomás les tocó el peor terremoto de su historia, acompañado antes y después de centenares de temblores, algunos casi tan fuertes como el principal. A consecuencia del sismo, un maremoto asoló sus costas causando más daños y víctimas que el terremoto mismo.

Unos meses después les tocó el desastre de los mineros sepultados a casi setecientos metros de profundidad.

Me pregunto, ¿cuánto tiempo van a tardar los chilenos en darse cuenta que su presidente es mufa?

martes, 12 de octubre de 2010

Wrong number

Estaba pensando en hacer una entrada que fuera un éxito de taquilla, y para eso debería tener los ingredientes imprescindibles de toda gran historia: suspenso, sexo, violencia, emoción, algún que otro golpe bajo, y algún nenito o animalito que despierte ternura. Por supuesto, en el fondo habría una hermosa moraleja que enriqueciera al lector, haciéndolo más sabio y más bueno que antes de leerla.

Tendría que tener un comienzo que cautive la atención del lector, una trama que lo atrape, un desenlace inesperado...

Pero la verdad, me da fiaca.

Podría probar con una fórmula bastante más simple pero que ha demostrado ser sumamente efectiva: hacer una lista de algunas cosas que me molestan, pero hoy, justo hoy, no tengo ganas de criticar a nadie.

Podría entonces limitarme a escribir una máxima bien cortita que deje pensando al supuesto lector. Algo del estilo "Las penas grandes ponen a las pequeñas penas en su lugar". El lector pensaría "Es cierto! Entonces estas tonterías que me preocupan se hacen importantes porque no tengo problemas mayores!"...

Pero el lector también podría pensar: "Chocolate por la noticia! Qué pelotudo!"

Podría apelar al humor, pero me duele la panza y no estoy para giladas.

En fin. Si quieren leer algo emocionante, sigan buscando (y avisen).

domingo, 10 de octubre de 2010

Las cosas por su nombre

Hay verdades que no caben en la boca de nadie.



Vos tenés lo que más quiero en el mundo: mi hija.

Yo tengo lo que vos más queres en el mundo: dinero.



Resultaría odioso destacar las fortalezas y debilidades de la posición estratégica de cada uno.



Ah! y además nos queremos.



Solemos hacer determinadas cosas por muchas razones, pero algunas son simplemente inconfesables.


viernes, 8 de octubre de 2010

Matame, querés?

La nena cumplió 15 años.
Cómo crecen los chicos!

La Diosa Fortuna, con su voz aterciopelada y esquiva cantó "Isidorito!" y se llenó de plata. Eso o se metió en el lucrativo negocio de asociarse a algún funcionario para seguir despojándonos de lo nuestro por la consabida vía de la licitación arreglada y el sobreprecio.
El hecho es que la nena se fue a Europa.

Largos años de aprendizaje en las afamadas Academias Tinelli y una educación esmerada a cargo de sus compañeros, prepararon su intelecto para absorber en tres semanas veinte siglos de cultura.

New York, Miami, Londres, Paris, Brujas...

Hay experiencias en la vida que son fundacionales. Isidorito y Frankenstonta recorriendo bovinamente muchos shoppings y algunos sitios turísticos de dos continentes, cámara en mano, tienen una pureza y una fuerza casi mística.

Comentarios como "Paris es una mierda" o descripciones del Applestore de Londres, a esta altura, resultan redundantes. La electrónica y la indumentaria tienen más fieles que todas las religiones juntas.


Se cuenta en las cercanías de Trenque Lauquen que un paisano, venido a rico por la creciente demanda de porotos de soja en China, decidió conocer los Campos Elíseos con su vaca favorita, por la que profesaba un especial cariño. De vuelta en el corral, se dice que el bovino comentó jactancioso: "No sabés boluda! No hay pasto como el de Europa!"


jueves, 7 de octubre de 2010

Cambio!

- Estoy aburrido de ser yo. Quiero ser otra persona.

- No se puede?

- Bueno, entonces una planta, o una cosa.

- Tampoco se puede?

- Bueno, con esa actitud no vamos a ningún lado...



Permuto vida. Dueño directo. Acepto vida menor valor, diferencia a convenir.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Dame tu miel

Hace algunos millones de años, las abejas eran radicalmente diferentes de como las conocemos. No vivían en colmenas, sino que formaban parejas -generalmente de por vida- y criaban a su descendencia entre ambos, en pequeños nidos individuales.

Los machos de la especie habían desarrollado una variedad de hábitos y habilidades -entre ellas el canto, la pintura y un modo rudimentario de poesía; que desplegaban en los rituales de cortejo. Por su parte las hembras habían desarrollado diversas conductas tendientes a atraer a los machos más aptos.

Paulatinamente, estas uniones comenzaron a hacerse más efímeras. Primero, sólo unas pocas de estas parejas se rompían, luego algunas más, hasta que finalmente las uniones duraban casi lo mismo que el ritual de apareamiento. Lentamente, la estructura misma de la sociedad apícola cambió radicalmente.

Al ser insectos sociables, otra clase de uniones comenzaron a tomar más importancia; fundamentalmente relaciones de cooperación y lazos de sangre. Parece ser que finalmente la baja tolerancia a la frustración y la menguante capacidad de compromiso terminó por banalizar incluso esas relaciones.

Dado que las crías quedaban normalmente al cuidado de las hembras, los machos fueron perdiendo la capacidad de atenderlas y, liberados de esa carga, se fueron volviendo redundantes. Por su parte las hembras fueron formando comunidades más grandes para compartir la crianza y defensa de su prole, especializándose a su vez, paulatinamente, en las distintas tareas de recolección, defensa y procreación.

Las habilidades involucradas en el cortejo, que habían sido perfeccionadas durante miles de años, finalmente se perdieron. La energía que antiguamente se destinaba a los rituales de apareamiento, canalizada ahora hacia el bienestar de este matriarcado, les permitió alcanzar el éxito y afianzar el modelo.

Los zánganos, ignorantes de su pasado glorioso, se limitan a tontear y fantasean con resultar elegidos para servir a la reina.


martes, 5 de octubre de 2010

Había una vez un hombre chiquito y peludo...

Una persona honesta consigo misma busca respuestas.

Una persona tonta cree que ya las tiene, y tuerce los hechos para que confirmen sus verdades.

Las personas comunes estamos en algún lugar entre una actitud y la otra.

Si una persona que nunca hubiese visto un mono viera uno, seguramente lo describiría como un hombre chiquito y peludo. Quiero decir: es inevitable tratar de interpretar la realidad desde nuestros conocimientos y experiencias previas, pero es fundamental mantener un grado de apertura para ir acomodando nuevas verdades y categorías.

Esto que acabo de escribir es simplemente brillante y confirma la opinión de mi mamá de que soy un genio.

lunes, 4 de octubre de 2010

Zapatos de goma

Qué cagada es la muerte!

Yo pienso que si mi vida fuera eterna, o si al menos viviera dos o tres mil años, al final llegaría casi a la perfección.

A veces veo a alguien más joven que yo (o menos viejo) y pienso: si me tocara otra vez pasar por eso, esta vez lo haría mejor; y mientras pienso eso voy haciendo huevadas que, en el futuro, merecerán la misma reflexión.

Si al menos uno pudiera parar la vida mientras reflexiona, tal vez sería más fácil; pero esto es como pretender arreglar el auto mientras estás manejando: accidente garantizado.

Una vida es poco tiempo para dejar de ser un pelotudo. Si, ya se, no es excusa. Creeme que me esfuerzo, pero con tan poco tiempo ¿qué querés?

viernes, 1 de octubre de 2010

Decidite, querés!

Había una vez un señor intermitente.

De a ratos pensaba que se las sabía todas, de a ratos pensaba que era un salamin. A veces se sentía querido, a veces se sentía ignorado. A veces pensaba que era felíz, otras veces se sentía el más infeliz. Algunas veces creía que lo entendía todo, otras que no entendía nada.

Un día se cansó de la intermitencia.

Pero otro día no.

Fin.



jueves, 30 de septiembre de 2010

Qué? Hablo en japonés?

Creo que ya es hora de aceptar el fracaso del lenguaje.

Si realmente pretendemos comunicarnos, deberemos buscar alguna herramienta más idónea; porque a esta altura resulta evidente que no nos estamos comunicando.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Martín Fierro remixado

Yo supe tener un rancho
y supe tener querencia,
hasta que llegó la indiada
dejándome en la indigencia.

Me juí pa las tolderías,
y ansina vivo penando.
¿Qué puede hacer un cristiano,
cuando vienen degollando?

Y así vivo entre los herejes,
aislado y sin internet,
sólo me queda el consuelo
de clavarme algún fernet.

Con mi ipod y mi pingo,
viviendo como un carancho,
penando por el recuerdo
de mi china y de mi rancho.

martes, 21 de septiembre de 2010

Debut y despedida

Uno es más consciente de las inauguraciones que de las despedidas.

Me explico: uno sabe cuando da -o recibe- su primer beso, cuando maneja por primera vez, cuando comienza su primer día de clase. Algunas veces uno también sabe cuando besa a alguien por última vez o cuando es la última vez que compartirá un café con alguien. Otras veces no.

Es normal que el fin de algo sea el inicio de otra cosa, y a veces esta superposición desvía nuestra mirada de lo que termina hacia lo que comienza.

Un recuerdo de mi infancia: tendría ocho años. Mi familia había invitado a unos parientes lejanos a una casa que teníamos en la playa, en la que pasabamos casi todo el verano. Uno de los primos lejanos era -para mi- todo un hombre de unos dieciocho o veinte años. Cuando llegamos fuimos, como siempre, a saludar al mar. Había que subir un médano y recién al llegar arriba veías la playa y el mar. Mi primo gritó "El Maaaar!", y así, vestido y calzado, corrió y se tiró de cabeza al mar por primera vez en su vida.

Hay muchas cosas que haremos y muchas que no, pero una cosa es cierta: todo lo que tuvo una primera vez tendrá una última vez. Tal vez ya la tuvo.

Muchos verán tristeza en este pensamiento. Yo prefiero ver otra cosa, aunque todavía no estoy seguro de qué es. Yo ya no recuerdo la primera vez que vi el mar, tal vez porque lo saludé como correspondía.


lunes, 20 de septiembre de 2010

Tomá nota

Alguna gente muy poco agraciada, desarrolla una deformación de su percepción estética para hacer más llevadera su vida. Y está bien.

Otra gente, poco dotada para las cuestiones éticas, desarrolla asimismo una visión deformada de la realidad que le permite vivir desprendiendo miseria. Y está mal.

Por qué?

Simple: porque lo digo YO!



viernes, 17 de septiembre de 2010

Igual, no comas caca!

.oy yos séver la átse euq le euq atneuc yod em sám ocop nu osneip ol is orep ,sever la átse odot euq osneip secev A


miércoles, 15 de septiembre de 2010

No lo cortes, que igual vuelve a crecer

Las cosas son de una manera. Uno quisiera que fueran de otra. Se trata de uno, de la gente, del clima, de los objetos. A veces uno dice: "Qué bien!" y disfruta del coso que sea tal como es. Otras veces uno dice: "Sería mejor de tal otra forma" y empieza a tratar de modificar al coso en cuestión.

Historia:
Uno se muda a una hermosa casa frente a la playa y está muy contento. El día 2 nota que la casa se ha llenado de arena, y procede a barrerla. Diez años y varias toneladas de arena después uno sigue obstinándose en quitar la arena con la misma pasión que muestra la arena en entrar a la casa. La historia tiene sólo un final posible y no se los voy a decir (no insistan).

Esta es la historia de nuestra vida. Uno corta el pelo, y el pelo vuelve a crecer. Uno se baña, y se vuelve a ensuciar. Uno arregla el auto, y el auto se vuelve a romper. Uno paga la cuota 3, y al mes siguiente llega la cuota 4.

En algún momento de nuestra vida, cada pequeña cosa que alguna vez decidimos modificar en el mundo, comienza a abrumarnos con sus reclamos.

Sabés qué? Desde mañana no me afeito más.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Que estamos haciendo?

Hay un tipo que vive para ir a la cancha cada domingo.
Su mujer es "la bruja" y su trabajo "su condena".
No lloró cuando nació su hijo.
Cuando a su madre le diagnosticaron cancer, sólo pudo decir "Y bueh, qué se va a hacer"
Pero lloró como una nena el día que su equipo zafó del descenso.

Hay una mujer que hace años no puede hablar con su madre ni con su hija. Quisiera abrazarlas, pero cuando las tiene en frente se petrifica.
Siente que su marido no la entiende.
No lloró cuando su hija se hizo un aborto.
Pero lloró cuando su candidata preferida ganó en Bailando por un Sueño.
Siente que sólo puede ser sincera con sus amigas, pero no les cuenta que no tiene sexo hace tres meses.

Hay un chico que no sabe quién es.
Busca entre sus amigos lo que no encuentra en su casa.
Piensa que nada vale la pena, pero se muere por cambiar de celular.
Cree que lo que él piensa es novedoso y no sabe que es tan viejo como el mundo.
Siente que sus padres no lo entienden y lo limitan.
Cree que sabe lo que quiere, y ladrillo a ladrillo va construyendo las paredes que lo limitarán toda su vida.



miércoles, 8 de septiembre de 2010

40-30

Hay alguna razón para que Argentina tenga tantos tenistas buenos y tan pocas tenistas buenas?

lunes, 6 de septiembre de 2010

Mi proyecto de vida

Lo que vemos en alguien está más en nosotros que en el otro.

Es por eso que alguna gente, que a mi me parece horrorosa, a otros les parece macanuda.

Ya me está resultando insoportable vivir en un mundo en el que todo parece tan relativo.

Voy a buscar un culto que me diga cómo son las cosas, qué tengo que pensar y cómo tengo que actuar. Voy a colgar mi cerebro en el ropero y ahora que viene el calorcito, voy a usar mi cráneo para guardar los cigarrillos, porque las remeras no tienen bolsillos.

Ysevantodosacagar!

jueves, 2 de septiembre de 2010

Un cacho de cultura

En esta ocasión, este blog se honra en reproducir los poemas ganadores del XXXVII Certamen Anual de Poesía del Mercado Central:

Categoría Carniceros:

Novillita de mi corazón
te digo y no me engaño,
si te faenara hoy,
vendería ubre por un año.


Categoría Verduleros:

Tu boca es fresa,
y tus pechos, melones,
por ver tu manzanita,
me como tus pantalones.

Eres merca de primera,
no tengo ninguna duda,
pero tienes el corazón,
como pasita de uva.



Sin duda los verduleros son unos románticos!

Para, china! Alguna vez decile que no!

Se entiende que un ecosistema es saludable cuando está en equilibrio.

Se entiende que una especie es exitosa dentro de un ecosistema cuando el número de sus individuos le asegura la diversidad genética necesaria para evitar su degradación y le permite incorporar las variaciones necesarias para adaptarse a los cambios del ambiente.

Una especie "demasiado" exitosa generaría el crecimiento desmesurado de sus individuos, que llegarían a agotar los recursos disponibles. Eso probablemente acabaría con otras especies que compiten por los mismos recursos y, finalmente, se volvería en su contra generando una lucha despiadada por los recursos cada vez más escasos.

A los mecanismos que el ecosistema utiliza para tratar de restituir el equilibrio, nosotros los llamamos guerra, enfermedad, tránsito y política. La gripe A, el Sida, los huracanes y terremotos, el Dengue, la doble mano de la avenida Santa Fe, el paco y la comida rápida no serían otra cosa que los esfuerzos del ecosistema para contrarrestar nuestra proliferación.

El exceso de éxito deviene en fracaso.

Ya sabemos donde vamos a ir a parar, sobre todo si los chinos siguen portándose como conejos.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Ulises es mi héroe

Mil naves aparejaron los griegos para lanzarse a la guerra. Diez años asolaron los campos de Troya.

La ciudad, la de las altas murallas, hacía años ya era polvo. Polvo eran Príamo y Héctor, Aquiles y Patroclo. Agamenón mismo, Rey de Reyes, que había muerto en su propia casa a manos de su esposa y Egisto; ya había sido vengado en Argos por el bravo Orestes.

Pero el pelotudo de Ulises seguía dando vueltas para no llegar a su casa. Bien le hubiera valido a la casta Penelope mandarlo a comprar el diario: hubiese llegado veinte años después lleno de historias de cíclopes y hechiceras. Entre los tipos que no saben cómo demorar la llegada a casa, Ulises hubiese sido el peor.

En esa época no había futbol, y lo más parecido a la cancha era ir a la guerra. El tipo se tomó diez años para ir a la guerra porque a un amigo le habían soplado la mina y veinte años más para volver a casa, y lo más increíble es que cuando se cansó y decidió que era hora de volver con la patrona, ella lo recibió como si nada.

Frente a este hecho, el famoso ardid del caballo queda reducido a una simple anécdota. Sobre todo si consideramos que, para un tipo común, volver de la cancha con dos horas de demora es un pasaporte seguro a dormir en el patio.

martes, 31 de agosto de 2010

No solo de Cumbia vive el hombre

QUIS SICUT DOMINUS DEUS NOSTER QUI IN ALTIS HABITAT
(quién como el Señor nuestro Dios, que habita en las alturas)

ET HUMILIA REPICIT IN CAELO ET IN TERRA
(y se humilla –se rebaja- para ver el cielo y la tierra)



Caprichos de la Evolución

Recientes teorías indican que la mano humana habría evolucionado hasta su forma actual para amoldarse a la forma de las glándulas mamarias de las hembras de la especie.

Dicha teoría, sumada a la proliferación de los implantes mamarios harían sospechar que, en un futuro, la mano humana crecerá de tamaño en forma considerable.

Aún resta analizar el impacto que tendrá en la futura economía mundial el incremento en el precio de los guantes.

Intuición

Si sumamos luces de todos los colores, el resultado es luz blanca.

Si sumamos tintas de todos los colores, el resultado es negro.

La luz es energía, la tinta es materia.

La conclusión debe ser obvia, lástima que yo no la vea.

lunes, 30 de agosto de 2010

No riegues un libro, y mucho menos plantes un hijo

Hoy mi hija cumple seis años.

Ella me enseñó -y me enseña- más que muchos libros, simplemente porque la escucho y trato de entenderla.

Eso suele pasar: para aprender hay que estar motivado, y pocas cosas motivan más que el amor. Pocas cosas te cierran más que la soberbia.

Igual, sigo siendo un pelotudo.

viernes, 27 de agosto de 2010

In the oven

¿Que un terapeuta de pareja tenga siete hijos de cinco mujeres distintas, le da experiencia y lo hace más capacitado para lidiar con los problemas de sus pacientes?

miércoles, 25 de agosto de 2010

Sabiduría del Renacimiento

Giovanni Domenico da Nola (también Nolla) (ca. 1510-1520 - mayo 1592) fue un compositor y poeta italiano del Renacimiento. Una de sus estrofas reza:

Original:
Fontana che dai acqua a dui valluni,
Correnti non ponn'esser tutti dui.

Inglés:
If a spring supplies two watercourses,
They cannot both flow strongly.

Porteño:
No se puede estar
en la procesión y en la misa.

martes, 24 de agosto de 2010

Criticar mi auto es autocrítica?

No paro de sorprenderme de lo tarado que puedo ser.

(Y sin embargo, como tanto gil, porto un ego XXL)

lunes, 23 de agosto de 2010

He-man la tenía más clara que Sócrates

Alta mar. Un bote. Tres hombres.

Hombre 1: Sabe que tierra firme queda hacia el este.
Hombre 2: Cree que tierra firme queda hacia el oeste.
Hombre 3: No sabe hacia donde queda tierra firme.

Entre 1 y 2 se entabla una lucha de poder. Uno de los dos sabe algo que los salvará, el otro cree saber algo, y eso los matará. La vida de los tres depende de algo que nada tiene que ver con el conocimiento, con la virtud ni con la verdad.

El hombre 3 remará como si de ello dependiera su vida, y en efecto así es; pero dependiendo de quién gane, cada movimiento del remo lo acercará más a la seguridad o a la perdición.


Dado que la verdad aplicada requiere de una cuota importante de poder, la búsqueda de poder se revela como más importante que la búsqueda de conocimiento. Entiéndase por poder la capacidad de obrar e influir sobre el medio de acuerdo a nuestros pensamientos.



domingo, 22 de agosto de 2010

A veces el silencio es ensordecedor

La fe,
el amor,
los hijos,
el arte,
el trabajo,
los crucigramas,
los amigos...

Pero a veces nos descuidamos, y la angustia sigue ahí, intacta.

viernes, 20 de agosto de 2010

Para qué tener un Viernes, si no soy Robinson Crusoe?

Decir que a una ilusión
siempre la ronda una desilusión,
es lo mismo que decir
que todo tiene un precio.

Hay un infierno de hielo
para lo que temen,
y un infierno de fuego
para los que se atreven.

Si, ya se, el cielo...
el cielo brilla.
¿por su ausencia?