domingo, 5 de julio de 2009

He aqui el porque (reflexiones a pedido)

No es una idea, es más bien un sentimiento, y por lo tanto es –para mi- difícil de describir e imposible de justificar; por lo tanto voy a emprender la primera tarea y declinar la segunda.

Siempre siento que las cosas pueden salir mal. Que los imprevistos son SIEMPRE contrarios a lo que uno quiere. Cada vez que alguien me dice “tenemos que hablar” siento que se viene un problema, cuando suena el teléfono en horarios inusuales siempre pienso que a alguien le pasó algo malo…

Seria algo así: el azar siempre es destructivo. El clima, el tránsito, los aparatos y los otros son potenciales riesgos que pueden hacer zozobrar nuestros proyectos.

Lo que estoy comenzando a sentir es que, si bien la vida se resiste a amoldarse a mis reglas, tampoco se complace en derribarme cada vez que tiene la oportunidad. Aparentemente es neutral, y con eso por ahora me basta…

Por otra parte, comienzo a sospechar que si YO tratara de amoldarme a las reglas de la vida -en vez de pretender lo contrario- tal vez el sonido del teléfono en horarios inusuales dejaría de sonar a música de película de terror.

1 comentario:

  1. "tenemos que hablar" típica frase de mujeres...

    ResponderEliminar