jueves, 11 de marzo de 2010

De vez en cuando la vida...

Esta semana me tocó tener que estar de acompañante durante algunas horas en un sanatorio. Nada grave.
Durante la tarde, cada tanto y en total unas cinco o seis veces, escuché la voz de un hombre mayor llamando repetidamente a su mama (así, con acento en la primera a).
No vi al hombre, no se qué le pasaba aunque imagino que sufría o estaba asustado; pero el hecho de que un anciano llamara a su mamá de esa forma me partió el corazón y la cabeza.
...
La vida, mi vida, está llena hasta reventar: pequeños anhelos, pequeños rencores, pequeños temores, una larga historia de pequeñas batallas que forman mi propia pequeña historia.
...
Mayormente tonterías.
...
Un hombre vivió, digamos, 70 años. Conoció infinidad de personas, habrá querido y habrá odiado, habrá ganado y habrá perdido; pero en esa cama llamaba a su mamá. ¿Estaría solo? ¿Tendría hijos?
...
En el instante en que la vida finalmente detone la bomba que llamamos corazón, muchos nombres que hoy parecen importantes se borrarán. De los que queden, de los pocos que queden, me aventuro a imaginar un par.

2 comentarios:

  1. Hace tres años yo tambien pase por una experiencia similar y fue la peor de mi vida; esa vivencia concretamente me shockeo. Ver a tu ser querido que ha vivido tanto, tuvo tanto, dio tanto, amo tanto y cuando llega su ultima hora, se encuentra con que cada uno esta en lo suyo, muy ocupado, sin tiempo... pero disfrutando lo que el ahora moribundo le dio, me desarmó. Asi que no seria nada raro que ese hombre tuviera hijos, pero en su ultima hora llamara a su mama....

    ResponderEliminar