miércoles, 2 de noviembre de 2011

Determinismo

Un tipo que mirara un río de llanura día tras día, notaría que la corriente siempre fluye en el mismo sentido.

No pareciera haber una causa visible (el terreno es plano y la dirección del viento es variable). Sin embargo, el sentido de la corriente es inmutable.

El tipo podría pensar que en determinadas circunstancias, la corriente fluiría en sentido contrario. Podría suponer que ese sentido es casual. Podría imaginar alguna razón sobrenatural que explique el sentido de la corriente.

Pero se equivocaría, como tantas veces le sucede a los que especulan conociendo sólo algunos datos de la realidad (sólo se pueden conocer algunos datos de la realidad): la corriente fluye en el único sentido posible, y la causa de esto se encuentra a centenares de kilómetros de distancia.

Muchas veces aplicamos estos mismos razonamientos a los acontecimientos de nuestra vida, y soñamos qué hubiera pasado si tal hecho se hubiese desarrollado en forma diferente. Tal vez no sospechemos nunca que ese hecho sólo podía haberse desarrollado de la manera que lo hizo.

Y tal vez no.

5 comentarios:

  1. Generalmente conviene seguir la corriente si no algo terrible podria ocurrir.

    ResponderEliminar
  2. Ay! me deja con una duda, una GRAN inquietud, determinada por SU post querido Daniel! Lo parióoo!

    ResponderEliminar
  3. excelente excelente blog,enserio, fue genial encontrarte. te dejo el mio www.postsdeunreinoalien.blogspot.com asi nos seguimos. besos

    ResponderEliminar
  4. Hola soy Caro Pé, vengo a hinchar las pelotas.
    determinate a postear algo Daniel.

    ResponderEliminar
  5. Caro: siempre que seguí la corriente, terminé electrocutado...

    Caro Pé: yo también la quiero.

    Jackie: me prometes seguirme y no me seguis? Qué desilusión!

    Caro Pé: ya se que sos Caro Pé. Lo leí al lado de tu fotito (linda fotito). Que visites mi blog no sólo no me hincha las pelotas, sino que me gusta. Así que me determiné, y escribí algo.

    Ustedes me dan más amor que mi mujer, y no me piden plata.

    Las quiero.

    (Pero a ella también)

    ResponderEliminar